CDMX a 27 de Septiembre del 2021

Por Elisa Bueno

Se entiende como Marketing Educativo aquel en el que todos los esfuerzos mercadológicos son empleados en instituciones y centros enfocados a proveer servicios relacionados con la educación. Este tipo de marketing engloba todas las acciones para captar al público objetivo y mantener vigente y comprometido al mercado actual.

Pero ¿Por qué muchas instituciones educativas no están alcanzando los objetivos comerciales planteados? Uno de los errores más comunes que encontramos en estrategias fallidas de marketing educativo es que, esta misma no está desarrollada de forma correcta, es decir, no parte de un diagnóstico bien ejecutado (generalmente hay errores en la investigación y en la interpretación de datos), se dirigen a un mercado amplio y no a sus segmentos de mercado y esto es resultado de falta de estudios de mercado bien planificados; y es que uno de los principales retos del Marketing educativo (como en cualquier estrategia de marketing) es comprender a quién le estoy vendiendo, qué dolores le aquejan y cuáles son sus principales necesidades. Entender estos aspectos facilita el acercamiento al cliente, así como el proceso de venta.

La identificación del segmento y la comprensión de lo que requiere y busca de un servicio educativo, solo se logra recabando información, analizando e interpretando los datos de forma efectiva, ya que dependiendo de la oferta (grado académico, curso o certificación) es como se debe generar la campaña, por ejemplo: En una estrategia para preescolar o primaria debes dirigirte a las madres de familia principalmente, sin embargo, para preparatoria o universidad, la planificación debe contemplar a los padres, madres y a los diferentes segmentos de estudiantes.

“Es necesario que todas las Instituciones realicen encuestas, focus group, investigación en medios y entrevistas que les permitan conocer cuál es la percepción del mercado meta, así como las tendencias de captación”.

En conclusión, el principal reto que tienen las instituciones educativas, es desarrollar un diagnóstico comercial certero, que les permita establecer objetivos claros, para llegar de forma contundente al público meta y se puedan medir y evaluar para mejorar. De igual manera, es fundamental difundir los valores de la institución al mercado actual (estudiantes matriculados) y a los egresados, para generar un espacio de comunidad en crecimiento, que es tan importante para las instituciones educativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.